Los retos de la banca en la transformación digital: un cambio de paradigma

Publicada en

Hoy cerca de 1.200 millones de personas en el mundo están accediendo a los bancos por medio de dispositivos electrónicos y más de 3.000 millones lo harán en el 2021, según la consultora Juniper Research. En Colombia, el número de usuarios de banca digital crecerá 721% en los próximos 9 años, señala un informe de Fintechlatam.net, por esto la banca es una de las industrias que más innovaciones tecnológicas genera y de las que más se espera cambios en este campo en los próximos años, los cuales se deben mirar desde todos los ámbitos, teniendo una visión de 360 grados.

Para afrontar esta transformación deben hacerse cambios estructurales, desde la gestión de la innovación interna, pasando por la infraestructura tecnológica, hasta cambiar la forma de relacionarse con los clientes, quienes son los mayores gestores de cambio. Choucair, compañía líder en software testing y especializada en transformación digital de la banca, plantea las tendencias y desafíos de este sector para los próximos años:

1. Gestión de la innovación: la banca tradicional, con su estructura actual debe reinventarse. En un mundo digital, la innovación en modelos de negocio y en procesos pasa a ser crítica, un hecho que tiene un doble impacto. Primero, porque los cambios tecnológicos no deben hacerse por el afán de hacer un cambio tecnológico en sí, sino que las organizaciones deben hacer cambios estratégicos y analizar cuál es el camino que quieren recorrer, por qué y de qué forma la tecnología marcará ese cambio. Y segundo, porque la experiencia de usuario con la transformación digital, debe seguir generando una relación positiva, de confianza y cada vez más rápida y efectiva.

2. Infraestructura digital: la transformación digital debe permear todos los ecosistemas de la banca, aumentar la productividad de los canales digitales y la optimización de Temas como el Big data, serán fundamentales para analizar el comportamiento de los usuarios y la materia prima para generar innovaciones, creando cada vez mejores canales que le permitan al cliente recibir una atención 24/7 y generando una real experiencia omnicanal donde el mundo off-line y el on-line se fusionan en un ciclo de relacionamiento que es eficiente y transparente para los usuarios. Aquí es clave ofrecer productos cada vez más ajustados a las necesidades del cliente. Hoy los bancos cuentan con productos de base tecnológica, ejemplos como billetera móvil o wallet, aplicaciones móviles que reemplazan funciones bancarias en sucursales físicas, todo esto combinado con tecnologías como IoT, realidad aumentada y hasta redes sociales, son algunos casos que muestran que la transformación digital será imprescindible y que bien utilizada, pueden potenciar su ventaja competitiva.

3. Las Fintech: vienen tomando gran relevancia en la economía actual y están revolucionando el sistema financiero. Creadas totalmente en un entorno digital, toman una ventaja considerable a la banca actual y pueden llegar a ser un gran obstáculo. De hecho, gran parte de la inversión realizada en las fintech se centran en la creación de servicios de banca personal, lo que supone para el sector actual de banca un 46% de sus ingresos (según datos de Citigroup) representando un importante y directo competidor en el sistema financiero y protagonista en los próximos años. Sin embargo, estas no deben constituir un riesgo para la banca, según el BGC Perspectives (2016), durante los próximos diez años, es probable que las fintech disminuyan, porque el éxito en los negocios relacionados con los pagos sigue siendo difícil de lograr, pero aun así al menos unas pocas prosperarán y serían muy perjudiciales para el statu quo: ser testigo de la lección aprendida por los bancos establecidos en China, donde las fintech se han convertido en actores dominantes en los pagos. ¿Qué pueden hacer los operadores bancarios frente a estos desarrollos? Necesitan forjar una estrategia digital que les permita no sólo sobrevivir incursiones significativas de los no bancos sino también prosperar y tomar el control de sus propios destinos digitales. Deben ofrecer experiencias de cliente extremo a extremo que maximicen la seguridad, minimicen la complejidad y agreguen valor más allá de ser sólo pagos.

4. El perfil del nuevo usuario (millennials): en 2025 serán el 74% de la capacidad productiva del mundo, según la plataforma especializada en recursos humanos GOintegro, lo cual generará un impacto enorme en la economía y determinará las dinámicas y tendencias de consumo y relacionamiento banca-usuario. El conocimiento profundo del perfil de este consumidor, determinará la creación de productos digitales innovadores para un público, al que según investigaciones, es un poco escéptico al uso de productos del sistema bancario.

5. Ciberseguridad y regulación: la regulación financiera para las entidades bancarias, será un importante tema a tratar en este cambio de paradigma. Si bien las entidades bancarias vienen haciendo una gestión del cambio, las políticas y regulaciones por parte del gobierno todavía no son claras y exigen una adaptación mucho más rápida para enfrentarse a la creciente demanda de un sector con cambios vertiginosos, siempre garantizando la calidad, estabilidad y seguridad del sistema actual. Este es uno de los temas más relevantes y de mayor discusión, ya que la transformación digital de la industria presenta una serie de cambios profundos y grandes desafíos, que suponen el mantenimiento de la seguridad y agilidad transaccional, el manejo adecuado de los datos, sistemas de autenticación y la navegabilidad entre plataformas web o móvil, bajo las mismas garantías de confiabilidad, siempre enfocadas en reducir el riesgo de fraude o hackeo.

 

El fin de la transformación digital en la banca no es sólo migrar a modelos digitales por un cambio netamente tecnológico, sino que representa un cambio de mentalidad en la industria, para llegar a los usuarios actuales y futuros de una manera más ágil, eficiente, oportuna, superando las expectativas de un usuario que cada vez exige mejores y más eficientes formas de relacionamiento.

 

En Choucair Testing, gracias a nuestra amplia experiencia en el campo de banca y tecnología, habilitamos y potenciamos la ventaja competitiva de este sector en la transformación digital, a través de un testing centrado en los nuevos modelos de negocio.


Queremos generar conversaciones encadenadas y que sirvan a todo el sector, por eso le invitamos a compartir en redes sociales con el hashtag #RetosDigitalización otros desafíos que usted ya ha identificado en su industria. Al final haremos un mind map que puede servir de línea base para todos.

Entidades financieras no bancarias frente a la transformación digital

Publicada en

La digitalización constituye un gran desafío para todos los sectores. Las entidades financieras no bancarias no están exentas de los retos que esta implica, todo depende de qué tan ágiles y flexibles sean para adaptarse al cambio.

En Choucair Testing, compañía líder en pruebas de software y especializada en transformación digital, hacemos una relación de los retos que deben afrontar estas organizaciones.

1. Transformación interna. Este es el primer paso que se debe seguir y en el que ya vienen trabajando muchas entidades. Aquí juegan un papel importante dos aristas. La primera tiene que ver con el diseño de la estrategia digital alineada con el modelo de negocio para poder decidir de forma acertada qué procesos se deben automatizar, cuáles mejoras se harán y cuál es la inversión en tecnología que se requiere. La segunda, tiene que ver con la promoción de una nueva cultura al interior de la organización para gestionar el cambio e impulsar equipos más ágiles, que puedan enfocarse en el cumplimiento de la estrategia haciendo cada vez menos labores operativas.

2. Creación de nuevos modelos de negocio. Una de las ventajas que permitirá la transformación interna y la automatización de varios de los procesos de las entidades financieras, es contar con equipos más ágiles y disruptivos que apoyarán en la identificación de nuevos modelos de servicio y atención a sus clientes, donde sin duda encontrará interesantes oportunidades de negocio. Aquí jugará un papel fundamental el tema de la normatividad y regulación de los países, donde se tornará necesario generar sinergias y establecer diálogos para generar marcos normativos más globales que permitan potenciar la competitividad de estas organizaciones.

3. Mayor personalización en sus servicios. Dado el carácter de nicho de las financieras no bancarias, pueden aprovechar esta particular característica para ofrecer servicios cada vez más personalizados y enfocados en las necesidades específicas de sus públicos de interés, llegando a ofrecer portafolios 360 en cuestiones financieras para sus usuarios.  

4.  Uso de Big y Small data. No es un secreto que uno de los recursos más preciados en el mundo actual son los datos, pero estos por sí solos no dicen nada y quien los sepa aprovechar en pro del cumplimiento de los objetivos organizacionales y de negocio, podrá avanzar mucho más rápido en el campo de la transformación digital. Esto aportará en el cumplimiento del primer reto de entregar servicios más personalizados, basándose, no sólo en datos demográficos sino en información sobre los hábitos, consumos y estilos de vida de los clientes de este tipo de compañías.

5. Innovación en pagos. Parte del fin de la transformación digital es hacer la vida más simple de los usuarios, por ello las financieras no bancarias deben propender por simplificar estos procesos, haciéndolos cada día más rápidos, ágiles y seguros, pues ahora se enfrentan a gigantes tecnológicos que están incursionando en la modalidad de pagos de formas muy prácticas y rápidas.

6. Creación de servicios financieros complementarios. Hoy los clientes prefieren entidades donde pueda confluir un portafolio de servicios integral que esté en la capacidad de responder a cada una de sus necesidades transaccionales desde un solo lugar y con la facilidad de acceder a través de distintos canales, por tal motivo la entidades financieras no bancarias encuentran una gran oportunidad, complementado sus servicios core con otros financieros entregados de forma omnicanal, que sean de gran ayuda para la vida cotidiana de sus clientes.